Referencias en la redacción: qué son y cómo se usan

Kirjoitettu - Viimeisin muokkaus

  Todo buen redactor parte de un principio: la inspiración en la escritura se alimenta de referencias. Las fuentes de referencia no solo permiten estimular la creatividad en la redacción, sino que son un apoyo imprescindible para citar o parafrasear, sustentar la narración de un hecho o un argumento, y por supuesto, posibilitar la futura consulta del lector que desea ampliar la información expuesta. Usar referencias es necesario en la redacción si se espera que un texto refleje rigurosidad y seriedad, al brindar la oportunidad de ser contrastado y respetar los derechos de otros autores. ¿Qué son las referencias? Se entiende como fuente de referencia, el dato de procedencia del que emana la información recopilada y aludida en una nueva redacción. Las referencias pueden ser tan variadas como tipos de textos, soportes documentales o materiales  que puedan contribuir a generar un contenido: bibliográficas (artículos, libros, informes técnicos), fotográficas, audiovisuales, testimoniales (por ejemplo, a partir de entrevistas), entre otras. Además, el desarrollo de lo digital permite hoy en día un fácil acceso a fuentes de referencia a través de Internet. Ello, si bien ofrece muchas posibilidades al redactor para la investigación y consulta previas, conlleva tomar también ciertas precauciones, relacionadas con el origen fidedigno de las mismas. Consejo: ¡No se fíe a la primera de cualquier información que aparece en la red! ¿Cómo se usan las referencias en la redacción? El uso de las referencias depende del tipo de texto, así como del soporte de la publicación. No es lo mismo preparar un documento que formará parte de un volumen académico, que de una revista o un post. Sin embargo, es común a todos y altamente recomendable que aparezcan. Habitualmente, cada cliente (empresas, editoriales) desarrolla modelos que orientan al redactor para que incluya las fuentes. Estos consejos siempre pueden ser útiles en la redacción:
  • Si se toma prestada literalmente una idea de otro autor, o incluso si se parafrasea es preciso hacer las referencias concretas a su nombre y a la obra en la que aparece.
  • En ocasiones ciertos materiales en la red tienen derechos de autor y no se pueden reproducir sin permisos explícitos.
  • Si el documento es online, es recomendable incluir la dirección electrónica donde es posible encontrarlo y la fecha en la que se consultó.
  • Es muy interesante, con fines al propio posicionamiento de una redacción en Internet, aprovechar los recursos digitales y linkear páginas.
  • No olvide que es fácil descubrir el plagio y que además de estar perseguido por la ley, le quitará todo prestigio como redactor.
banner

Tilaa nyt ja saa viikottaiset päivitykset

Pysy ajantasalla parhaista artikkeleista Freelancer Yhteisössä. Tilaa nyt jokaisen viikon parhaat suunnittelu-, kehitys ja freelancer-sisällöt.

Seuraava artikkeli

Trabajo freelance ¡Todo es cuestión de números!